La Navidad a tu manera: Sangría Mar&Sol y las pequeñas cosas que hacen que estos días sean únicos

Sin lugar a dudas, todo el mes de diciembre está dedicado a la Navidad. Y aunque nos sabemos la teoría, lo cierto es que sin saber bien cómo, siempre acabamos sacando a pasear nuestra cartera más de lo que desearíamos. Además, el estrés de las compras navideñas, de ultimar detalles y cierta presión extra en el trabajo pueden enturbiar la percepción festiva del momento.

Sin embargo, hay que echar el freno y respirar. La vida está llena de momentos felices que no deberíamos dejar pasar. ¿La clave? Disfrutar de los pequeños detalles. ¡Te descubrimos algunos de nuestros favoritos!

Disfrutar de tus seres queridos

La vuelta a casa por Navidad es, dejando de lado el tópico emotivo de los reencuentros, un gran placer. Especialmente para aquellos que viven lejos de su familia. Además, dejar de lado la rutina, volver a tu zona de confort y ver a tus seres queridos es una buena manera de poner un poco de color a un año tan gris.

El hecho de poder compartir y de sentir a la familia cerca, disfrutar de las recetas navideñas y del calor del hogar te ayudará a mirar con mejores ojos al nuevo año.

Saborear el momento

Tienes un día libre pero te lamentas de tener que madrugar al día siguiente. ¿Te suena? Nos perdemos muchos buenos momentos debido a que nuestra mente está ocupada con otros asuntos. Aunque nuestro cuerpo está, lo cierto es que nosotros no siempre. Sin embargo, así es precisamente como dejamos escapar esos detalles.

Lo mejor es focalizar nuestra mente en lo que esté pasando en el presente. Podemos, además crear situaciones que nos hagan sentir bien. Desde disfrutar de un buen libro o una serie hasta salir a tomar algo con amigos. El límite lo pones tú.

¿Y por qué no una sangría con los de siempre?

La alegría compartida vale por dos. Por eso siempre será una buena idea poder reunirnos con amigos (sobre todo si los vemos poco). Poder ponernos al día, reírnos de anécdotas pasadas y hacer planes mientras saboreamos un buen vaso de sangría  siempre nos ayuda a ver el vaso medio lleno. Su sabor dulce mantendrá los momentos amargos a raya, mientras que su frescura nos ayudará cuando el ambiente esté demasiado caldeado.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Más para explorar

La sangría, ¿también en otoño?

¿Quién dijo que la sangría solo era para tomar en verano? A continuación, te explicamos por qué es bueno tomar sangría también cuando regresa el